Dependencia Emocional - Psicóloga en Valencia

Dependencia Emocional

¿EN QUÉ CONSISTE?

La dependencia emocional es uno de los trastornos psicológicos más frecuentes que llevan a la gente a consulta. Se trata de un problema afectivo similar a una adicción, adicción a otra persona (la pareja).

Suele afectar mayoritariamente a mujeres, debido a factores histórico-culturales y al rol que desempeñan en la sociedad y, más concretamente, en la pareja. Además las mujeres buscan ayuda con mayor frecuencia, mientras que los hombres pueden sentirse avergonzados y ocultar el problema.

Existen dos patrones predominantes:

Dependencia emocional como rasgo: Personas con unas características concretas que establecen sistemáticamente este modo de relación con todas y cada una de sus parejas.

Dependencia emocional como estado: Ocurre en el contexto de una pareja determinada

 

¿POR QUÉ OCURRE?

Algunas personas son más vulnerables a este tipo de problemas. Varios factores implicados que pueden diferir en intensidad y variedad. Algunos de estos son:

– Experiencias afectivas pasadas

– Creencias erróneas acerca del amor (mitos románticos): “Necesito una pareja para ser feliz”, “No hay amor verdadero sin sufrimiento”, “Media naranja”, entre otros.

– Personalidad

– Baja autoestima: Valoración negativa acerca de uno mismo. En muchos casos lleva aparejada una necesidad extrema de agradar y de aceptación por parte de los demás.

– Déficit de Habilidades Sociales: En concreto de asertividad, concepto relacionado con la capacidad de autoafirmación, de auténtica expresión de necesidades y deseos acordes a la situación.

 

¿QUÉ OCURRE?

– Idealización de la pareja y centralidad de la relación: Se exagera la importancia y cualidades positivas de la pareja, considerando que la relación está por encima de todo y sobrevalorando la felicidad que ofrece. Esto da como resultado que la persona con dependencia emocional anteponga la pareja a uno mismo, a familiares, amigos y obligaciones.

– Necesidad desmesurada de atención y búsqueda constante de demostraciones de que nuestra pareja nos quiere y valora.

– Pensamientos recurrentes a lo largo del día relacionados con la relación, situaciones vividas con la pareja, recuerdos, etc.

– Control de la pareja, expresado en la necesidad de estar en constante comunicación, mostrando ansiedad extrema si no contesta al teléfono, no responde mensajes o tarda más de lo previsto.

– Las necesidades del otro priman sobre las suyas y de esta forma se adaptan a iniciativas de la pareja aunque no les sean especialmente atractivas.

– Conductas de evitación de conflictos: evitar discusiones, no expresión de ideas y opiniones.

– Miedo al abandono y temor extremo a que termine la relación. Se experimenta un constante estado de alerta por preocupaciones acerca de ruptura (“no lo soportaré”, “será horrible”)

– Celos: Aunque no son exclusivos de este problema si que aparecen en un número importante de personas con dependencia emocional.

Las emociones que acompañan este cuadro son: ansiedad, estado de alerta, tristeza y enfado.

¿QUÉ HACER?

Si me siento identificado con alguna de estas características es posible que tenga un problema de dependencia emocional.

Lo más adecuado en estos casos es tomar la iniciativa, reconocer que hay algo que no va bien en mi relación de pareja y que me genera sufrimiento, e iniciar un proceso de cambio.

“Yo soy yo y tú eres tu
Yo no estoy en este mundo para cumplir tus expectativas y,
Tú no estás en este mundo para cumplir las mías.
Tú eres tú y yo soy yo.
Si en algún momento o en algún punto nos encontramos,
y coincidimos, es hermoso.
Sino, pocas cosas tenemos que hacer juntos.
Tu eres tú y yo soy yo”
(Fritz Perls)
psicóloga valencia

 

 


Einen Kommentar schreiben

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.