Trastorno de pánico -

Trastorno de pánico


El trastorno de ansiedad generalizada, como su propio nombre indica, es un complejo grupo de pensamientos, emociones y conductas que tienen como foco principal la preocupación generalizada a diferentes aspectos y situaciones de la vida de a persona que la sufre.

En este trastorno las preocupaciones se vuelven incontrolables; uno no puede hacer nada para dejar a un lado la preocupación y continuar con su día a día cotidiano.

Estas preocupaciones constantes abarcan distintos tomas y dependerán de aquello que sea importante para esa persona en un momento dado.

Los temas más frecuentes por los que nos preocupamos suelen ser la salud y seguridad de los seres queridos, el trabajo o la economía. Así, una persona que sufre ansiedad generalizada puede tener pensamientos de preocupación como los siguientes:

“¿Y si mi marido tiene un accidente de coche?”

“Y si mi hijo se pone enfermo?”

“¿Podré hacer frente a estos pagos?”

“Me despedirán del trabajo?”

Estos pensamientos son siempre excesivos en proporción al riesgo real de que ocurra aquello que se teme, provocando una ansiedad y malestar emocional muy intensos. Además, es frecuente en el trastorno de ansiedad generalizada tener pensamientos de preocupación acerca de la propia preocupación en si, es decir, tener pensamientos recurrentes sobre si es normal preocuparse tanto, si se está perdiendo el control.

Por ejemplo, la persona con ansiedad generalizada podrá tener pensamientos como los siguientes:

“No es normal preocuparme tanto”

“Estar así me matará”

“Estoy perdiendo el control”

Todas estas preocupaciones que engloban la vida de la persona con este trastorno van mermando su calidad de vida y su salud. Así pues, es común que el trastorno de ansiedad generalizada vaya acompañado de una serie de síntomas físicos como:

-Tensión muscular excesiva.

-Malestar o dolor en el pecho.

-Taquicardia.

-Molestias en el estómago.

-Dificultad para respirar o sensación de ahogo.

-Mareo.

-Dificultad para conciliar el sueño o imnomnio.

-Dificultad para concentrarse.

Es importante destacar que las personas con este tipo de ansiedad tienen una visión del mundo como peligroso, es decir, perciben una amenaza probable en casi todas as situaciones de su vida. Además, tienen una visión de si mismos como incapaces de hacer frente a los peligros y problemas que se produzcan en sus vidas. Estas dos creencias pueden hacer a una persona más vulnerable a padecer un trastorno de ansiedad generalizada.

Si, tras leer estas lineas, te sientes identificada/o con lo expuesto es posible que padezcas este trastorno. En mi consulta de psicología en Valencia puedo ayudarte a hacerle frente a tus preocupaciones.

 

Llámanos



El sitio web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a nuestra web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Encontrará más información en nuestra Política de Cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar